Cristina P. Sanz Lillo

Me encanta aprender, descubrir cada día algo nuevo y asombrarme,
con inocencia, como se asombran los niños.

Un día vi el anuncio del Pronto en la tele, y tras cargarme la mesa del salón,
tuve claro que lo mío iba a ser vivir entre marcas.

Aún sigo esperando para tener mi propia BatiCao.

Todas las historias de este blog forman parte de mi inquieta memoria.
Podrían ser fruto de mi imaginación, o de la tuya.
En realidad son la irrefutable prueba de que si hay algo que llevo en los genes:
es la publicidad.

Los anuncios, las técnicas para llegar al consumidor, son el pan nuestro de cada día.
Para mí, como diría Pascual, son mi razón de ser.
Porque con cada anécdota siempre hubo publicidad.

Y, por favor, cuando lleguen los anuncios no hagas zapping.
Cada vez que cambias de canal, un creativo se come un gatito.
Intentaremos hacerlo mejor la próxima vez.
Hazlo por los gatos. Ellos no tienen la culpa.

Bienvenidos.

CURIOSA. INQUIETA. DIVERTIDA

Tiempo sufriendo por no tener una Bati Cao

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar